Procesión de las antorchas

Recita Jorge del Nozal


EL HUMOR DEL MINERO

En el pozo Rafael
ha ocurrido una desgracia,
han encontrao dos mineros
riéndose a carcajadas.
La mina es una cosa seria,
no le veo yo la gracia,
arguye inquieto el ingeniero
que se quita el casco
para ponerse el sombrero.
-Mecago en diez Marcelino,
como corría el pintao
cuando encontró al ratonzuco
en el morral del almuerzo. -
El ingeniero no entiende,
no comprende a los mineros,
¡han perdido la cabeza,
no pueden decirlo en serio!.
¡Que desgracia!,
pobres hombres,
¡se ríen en el agujero!.
No es normal esto que ocurre,
siempre vi mineros serios.
Era un ingeniero joven,
sin experiencia y con miedo
que no sabía que en mi pueblo
los mineros son alegres
aunque trabajen a fuego,
porque su vida es más corta
y su camino certero
porque su amor es más grande
aunque parezca pequeño
porque saben apreciar
el carbón que está en el fuego
que te quema si lo tocas
o si tú quieres cogerlo
pero calienta si te acercas
y te envuelve en su misterio
porque la vida en la mina,
es mejor si estas contento.

Jorge del Nozal   4-12-2016



Oleo de Jorge del Nozal

Recita Jorge del Nozal



HOY HA MUERTO UN MINERO


Hoy ha muerto un minero,

el  carbón se lo ha comido,

masticando muy despacio

cada trozo de pulmón,

ensalivando el  bocado

con agua, sílice y llanto.

Pues los dientes de la mina,

no se sienten en el tajo.

Es con el paso del tiempo

cuando se ve su trabajo.

El minero sube,  baja,

Corre,  salta, ríe, llora…

Mira con odio la piedra

y la golpea con rabia.

Saltan fragmentos de vida

amalgamados al polvo.

El carbón le mira y ríe;

No tiene prisa,

quiere comer otro poco,

con bocados diminutos,

para que no se entere el hombre

que esta comiendo su vida

despacio…, como un veneno.

Cuando sale de la mina

se bebe todo el recuerdo,

porque cree que al hacerlo,

la vida empieza de nuevo.

Pero al despertar el día,

la muerte sigue esperando;

tiene hambre de la noche

y desayuna despacio.

Día tras día mastica

los pulmones del minero,

sin prisa y ensalivando

para que no se entere el resto.

Pero un día el cuerpo muere.

Se ha acabado el alimento;

El minero yace inerte

con los pulmones resecos.

El carbón le mira y ríe

Y va en busca de otro cuerpo.




Fotografía Jorge del Nozal



Recita Jorge del Nozal




ESCUCHAD AL VIENTO

No dejes que te opriman,
 escucha al viento.
Siente la brisa en tus carnes,
vuelve a sembrar aquel tiempo,
recuerda cuando eras libre,
cuando podías sentirlo,
cuando soñando escogías
lo mejor para tus sueños.
Traspasa el tiempo,
rompe el aire.
Escucha, halla, siente, disfruta,
vuelve a verlo.
Retuerce los olmos muertos,
Incluye el amor en tus versos,
saca el codo ,pon la pierna,
siente el aire y el viento.
¿Por qué no puedes decirlo?
¡¡¡ dilo !!! Estate despierto.
Vuelve a sentir ese odio
para romperlo de nuevo.
Siente el dolor en tu cuerpo
para que puedas vencerlo.
Observa, mira, atiende,
escucha al viento.
El sabe lo que dicen
y no sabe lo que siento.
Enseña a vivir al otro,
no busques sin encontrar
y aprende a encontrar buscando.
Vuelve a ser el que no eras
y sé el que estas esperando,
pues ha llegado el momento
de sentir amor y darlo.
Darlo sin esperarlo,
sentirlo sin conocerlo,
volviendo al centro de todo
sin tener que recordarlo.
Siéntete libre,
que no te influya el presente,
pues al pensarlo un momento
ya es pasado y no es presente.
Vive el presente pasado.
Para el pasado en presente,
el futuro no existe.
El presente ya es pasado
Y el pasado era presente.
Sonríe a la libertad,
busca el amor en la gente.
Atenaza la maldad,
mira el mundo de frente.
Da la vuelta a la mentira.
Cierra los ojos al miedo
sigue adelante.
Se idealista pero no inocente.
Escucha a los oprimidos,
escucha al viento de frente




Yo vivo en un pueblo minero, y como homenaje, hace unos años escribí esta poesía
DEDICADA A TODOS LOS MINEROS



Oleo pintado por Jorge del Nozal



Recita: Jorge del Nozal


SER MINERO

Ser minero es trabajar

ser valiente sin saberlo
ser fuerte sin comprenderlo
entrar en la mina y callar
callar sin querer hacerlo.
Porque en el tajo no hay nadie
solo esta mi pensamiento
el que me ayuda a liberarme
y sentir que no estoy dentro.
Pero la mina me agarra
tan fuerte que no lo siento
me habla tan alto
que apenas escucho el silencio
y es tan enorme el silencio
que necesito el martillo
para no sentir miedo,
para escuchar algo mas
que mis sonidos,
mi corazón,
mi respiración,
mi aliento.
¿Pero que estoy diciendo?
yo conecto el martillo
porque tengo que trabajar,
porque tengo que rasgar
las entrañas a la tierra,
para vaciar su estomago
para sacar de dentro el carbón
que engulló hace ya tanto tiempo.
Para que mi familia y yo
podamos ahora llenarlo.
Yo no pienso en el peligro
yo no pienso en la soledad
solo pienso en la libertad
que me da el peligro,
el silencio y la soledad
¡y la muerte!
¿es que no piensas en la muerte?
¡nunca!
en la muerte no hay que pensar
ella piensa siempre en ti
mi deber es trabajar
discurrir , pensar, renegar, vivir, estar ...
estar siempre dispuesto
al acecho , alerta, con  decisión,
suplicándole al carbón
que se desprenda
que me entienda
que me deje respirar
que no me suelte sus gases
que me tenga compasión
que solo araño su carne
para poder comer yo.

Leave a Reply